PARADOR DE BIELSA, UN RINCÓN DE PARADA OBLIGADA

Situado en un enclave espectacular en medio del Valle de Pineta (Huesca), el Parador Nacional de Bielsa es uno de esos imprescindibles que tiene uno que pisar si visita la zona.



¿La mejor época para hacerlo? TODAS. En Primavera, tomarse una cerveza fresquita en su idílica terraza rodeado de chorros y cascadas de agua fruto del deshielo, es chicle para los ojos. En otoño, beberse una copita de vino envuelto en una paleta de amarillos, rojos y marrones infinitos es puro disfrute para los sentidos. En verano, cuando el calor arrecia en mitad del día y no hay quien camine bajo el Lorenzo, cobijarse bajo el toldo de la terraza con mejores vistas de todo el valle en compañía de un buen vermut, es parada obligada para los amantes del aperitivo. Y si es con una buenas migas aragonesas ¡Mejor que mejor! Y es que la gastronomía de este acogedor refugio de montaña es casi tan celestial como las vistas que lo abrazan.



Y en invierno… ¡Ay en invierno! Cuando llegas agotado después de una buena excursión de montaña, arrimarse con un libro al calor del fuego no tiene precio.



Además el Parador de Bielsa tiene una ubicación inmejorable para hacer excursiones y rutas. A poco menos de cien metros, hay una entrada al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, un tesoro de impresionantes picos escarpados, increíbles cascadas, pinares de cuento y un eterno manto blanco cubriendo las cumbres durante todo el año. Un paraje ideal donde las posibilidades para practicar todo tipo de deportes como senderismo, barranquismo o rutas en BTT son incontables.



Si estás por esa zona, no puedes perderte la ruta de los Llanos y Cascadas de La Larri o la ruta del lago Marboré.



© 2017 por CUENTOS VIAJEROS.