LA HORA AZUL

Se esconde el sol y el cielo poco a poco se oscurece. Las luces de la ciudad -o de la misma luna llena que brilla allí al fondo hipnotizante- se compensan con la luz natural que le queda al día, que va tiñéndose de azules, mientras el resto de colores se saturan, invadiendo de tonos crepusculares el horizonte. ⁣

Entonces, en ese preciso instante, ocurre la magia. Ahí. A esos escasos minutos entre la puesta del astro rey y la llegada de la noche. ⁣

Supongo que hay momentos, que igual que se graban en la tarjeta de una cámara, se le incrustan a uno en la retina, de forma que si cierras los ojos no importa cuán lejos estés, te arrastran de casa haciéndote volar kilómetros y kilómetros.⁣

Como aquella tarde de enero en el Peloponeso, donde tuvo lugar la última 'hora azul'. ⁣



© 2017 por CUENTOS VIAJEROS.