FRIGILIAENAMORADA

No sabría decir con exactitud cuándo ocurrió. Si pocos segundos después de bajar una pateja del coche tras llegar y aparcar, o mientras desayunaba pan con salmorejo y jamón en una de aquellas terrazas ‘cuquis’ con impresionantes vistas, ansiosa perdida por emprender una ruta sin rumbo entre callejones blancos, empinadas cuestas y flores en cada una de sus ventanas.



El caso es que ocurrió. Así, sin más, y de forma instantánea. Como un flechazo en toda regla, que llega sin avisar, arrasando con todo lo que encuentra a su paso. Sintiendo esa sacudida, esa fuerte atracción que apenas tiene explicación. O quizá sí la tiene…


Y es que yo siempre he sido muy de puertas. Grandes, pequeñas, altas y bajas, viejas y abandonadas, o arregladas y cuidadas con el más minucioso detalle. De mar o montaña, con o sin flores, pintadas o sin pintar. Pero en cualquier caso, cualquiera de ellas perfecta para esconder una buena historia detrás.



Y precisamente de buenas historias y de preciosas puertas está llena Frigliana, paraíso malagueño para sufridores irrefrenables de puertitis aguda como yo, pueblo blanco andaluz de cuento y FANTASÍA mayúscula instagrameable⁣⁣ donde desgastarle la cámara al móvil en cada rincón, recoveco o esquina. A cada paso. Y en cada suspiro.

⁣⁣


Verdes, azules, moradas… Qué difícil quedarse con una cuando son tu debilidad. Eso sí, si me pierdo y no me encontráis, no dudéis en llamar al timbre del nº2, del 6 o del 10, de cuya calle no quiero acordarme. La pista es fácil, seguid el color turquesa tan propio de Cuentos Viajeros pintado en su puerta.



¿Amor a primera vista? Eso será… Y es que Frigiliana son empinadas cuestas, blancos deslumbrantes, postales de esas que ya no se envían, de puertas y ventanas de madera de todos y cada uno de los tonos de la paleta de colores que existen.

⁣⁣


Frigiliana es suelo empedrado, balcones y rejas de flores, artesanía y recuerdos por doquier. ⁣⁣



¿Frigiliana? Qué te voy a contar... Que con razón es uno de los municipios más bellos de España. Que con razón es tan difícil no frigiliaenamorarse de ella.


© 2017 por CUENTOS VIAJEROS.