COLLADOS DE LA SAGRA

Vuelve a ser siete. En dos meses sopla velas mi Guía Mochilín favorito y aunque no sabemos dónde lo vamos a celebrar este año, nos hemos puesto algo melancólicos recordando lo a gustico que celebramos sus treinta y tantas vueltas al sol el verano pasado.


Él no tenía ni idea de a dónde iba. Creía que me acompañaba unos días al pueblo a ver a la familia de Graná. Y sí, en parte así era. Lo que no sabía es que después de ponerse como el Kiko con todo lo que le hizo meterse entre pecho y espalda mi abuela durante poco más de tres días, le esperaba un finde sorpresa rodeado de montañas, al pie de La Sagra.


La Sagra es un pico aislado al norte de la provincia de Granada, entre el municipio de Huéscar (mi pueblo) y La Puebla de Don Fadrique. También es la cumbre más alta de Andalucía después de Sierra Nevada, con 2383 metros de altura.



Los Collados de la Sagra, en un enclave privilegiado junto a la sierra y al Parque Natural de Cazorla es algo así como una fantasía. Un remanso de paz, un oasis para descansar, disfrutar y desconectar en plena naturaleza.



Si tienes la suerte de pillar libre la cabañita más romántica del complejo, con su piscina privada, solarium y las mejores vistas a la montaña, entonces ya has triunfao’ más que la mismísima Cocacola. Eso sí, prepárate para pasarlo realmente mal… Bañito, vuelta y vuelta al sol, lectura relajada, unos estiramientos de yoga mañaneros, el sonido de los pájaros, vistas de infarto… ¡Estrés por los cuatro costaos!



¿Lo mejor de ir en verano? Estar completamente solos, que te atiendan de maravilla y que tengan que abrir el restaurante casi exclusivamente para ti…


¿Lo ‘menos mejor’ de la época? (Si es que se puede decir algo) Perderte el precioso paisaje blanco con la Sagra nevada de fondo o el gustirrinín del calor de la lumbre tras una jornada de subida al pico más alto del altiplano granadino entre calizas blancas, barrancos, pinares y pronunciadas pendientes hasta llegar a la cima.


Pero en agosto, cuando el sol empieza a ponerse y tras dar un paseo por los alrededores del complejo, es hora de darle un caprichillo al paladar con un menú degustación al aire libre inspirado en los productos de la tierra. Alta gastronomía con lo mejorcito de la temporada y la comarca. Remojón de San Antón con base de salmorejo de cereza, lomo de caña, revuelto de huevos ecológicos con foie y trufa acompañados de plátano macho… Y por supuesto: la “Perla de la Sagra”, su cordero segureño con denominación de origen (de la Sierra de Segura) con un sabor característico difícil de olvidar para los que llevamos comiéndolo toda la vida, aunque también para los que se estrenan en esta tarea y no querrán probar luego cualquier otro.




¿Y cuando la noche ya es negra? A disfrutar de las estrellas. Y es que en el mismo complejo hostelero de Los Collados, a 1.530 metros de altitud, se encuentra el Observatorio Astronómico Collados de la Sagra, un lugar mágico para observar cómo el cielo vestido de guirnaldas estrelladas viste la sierra de la Sagra, al norte de Granada.



Tras una visita nocturna al observatorio con charla astronómica y vistas con telescopio de galaxias, estrellas y anillos de Saturno, nos vamos a dormir. No sin antes volver a alzar de nuevo la mirada al cielo para sentirnos afortunados y privilegiados de tener en nuestra tierra una naturaleza increíble capaz de regalarnos experiencias tan mágicas como ésta.

© 2017 por CUENTOS VIAJEROS.